Cuento que tenga planteamiento nudo y desenlace

¿Buscas un cuento que tenga planteamiento, nudo y desenlace? Comenzaré a relatarlo utilizando la descripción original: (INICIO) Había una vez, un hermoso caballo blanco, al que le gustaban los paseos al campo. Este caballito salía siempre a pasear con su amo "Julián", el cual le proporcionaba los mejores cuidados y atenciones.

Planteamiento:

Julián era un niño alegre que vivía en un tranquilo pueblo rodeado de naturaleza. Había recibido a su caballo como regalo en su séptimo cumpleaños, y desde ese día, ambos se volvieron inseparables. Cada tarde, después de sus tareas escolares, Julián salía a pasear con su caballo por los verdes campos, disfrutando del cálido sol y la fresca brisa. El caballo, conocido como Blanco, relinchaba con alegría y saltaba con entusiasmo cada vez que veía a su pequeño amo acercarse.

Nudo:

Un día, mientras Julián y Blanco disfrutaban de su habitual paseo, un violento aguacero los sorprendió. Blanco, asustado por los truenos y relámpagos, se descontroló y galopó sin rumbo, dejando a Julián atrás. Cuando finalmente el clima se calmó, Blanco estaba completamente perdido. Por su parte, Julián estaba desesperado buscándolo, pero los extensos campos y la densa neblina le impedían encontrar a su querido amigo.

Desenlace:

Después de horas de búsqueda, Julián decidió cantar una canción que solía cantarle a Blanco para calmarlo. Sorprendentemente, después de un rato, pudo escuchar un suave relincho a lo lejos. Siguió la dirección del sonido hasta que finalmente encontró a Blanco, que estaba asustado pero ileso. A partir de ese día, Julián y Blanco nunca se separaron, siempre juntos, explorando los campos, bajo el sol brillante o la lluvia torrencial.

Así que, este es un ejemplo clásico de un cuento con un planteamiento, nudo y desenlace. Julián y Blanco nos enseñan la importancia de la amistad, el valor de la perseverancia y cómo la música puede ser un vínculo especial entre amigos.

Leave a Comment